Las maestras del Jardín Tribilín fueron condenadas a penas de 4 y hasta 7 Años de prisión

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de San Isidro les impuso penas de hasta siete años y medio de prisión a las cinco docentes del jardín de infantes Tribilín en  O’Higgins 591, de la localidad de Beccar, que fueron detenidas por maltratos a los chicos que estaban bajo su cuidado.

La sentencia determinó las siguientes condenas:

– Noemí Núñez: 7 años y medio de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Yanina Gogonza: 7 años de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Noelia Gallardo: 6 años y tres meses de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Mariana Buchniv: 5 años y seis meses de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Vanina Gisela Diap: 4 años y seis meses de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

La directora, dos maestras y dos auxiliares fueron encontradas culpables por diversos maltratos: se comprobaron gritos, insultos y golpes a 40 nenes de entre 3 y 5 años, en 2013. Se las consideró penalmente responsables de los delitos de “abandono de persona, amenazas y lesiones”.

El hecho se hizo público en 2013, cuando el padre de uno de los alumnos decidió ocultar una grabadora en la mochila de su hija ante las sospechas por comentarios y comportamientos de la nena. Las pruebas evidenciaron lo que presumía: los escandalosos audios registrados expusieron el maltrato que recibían los pequeños.

Frases del audio:

  • “¿Podés sacar el cuaderno en vez de ponerte a boludear? Dejá de gritar, callate”
  • “¿Querés ir a la pileta? Bueno, callate. ¡Callate!”
  • “Callate C…, callate. Guay que vayas a decir cualquier huevada a tu casa. ¿Escuchaste?”
  • “Ponete a guardar, enfermo mental”
  • “Odio cuando te hacés el tarado. Sos el último en terminar de comer todos los p… días”
  • “¿Querés mirarme la cajeta? Te la muestro. ¡Ponete a comer!”
  • ¿Por qué vomitaste, pendeja de mierda?

En ambos casos se requirió la detención inmediata de las acusadas, como finalmente dispuso el Tribunal por un posible peligro de fuga ante un fallo condenatorio. A lo largo de las siete audiencias  más de 80 testigos aportaron datos a la causa.

Todas fueron además inhabilitadas por 10 años para todo tipo de actividad relacionada con niños.

Deja un comentario