Juicio Tragedia de Once: Días 99 y 100

Días 99 y 100. El diario del juicio. Tragedia de Once.

Los negocios de los Cirigliano en el extranjero.

El lunes pasado, en la jornada 99, tres testigos pasaron al estrado a prestar declaración.
Los testimonios fueron express, duraron pocos minutos y ninguno aportó algo relevante para la causa.

En primer lugar, fue el turno de Benito Roggio, presidente de Metrovías e integrante del Directorio de Ugoms. En su exposición de 10 minutos contó como se había formado el directorio y dio algunos detalles de la intervención. Lo que sí dejó claro ante una pregunta de las defensas por parte del Abogado Mariano Pinciroli fue que el Estado pagó las obras y los sueldos.
En segundo lugar declaró: Héctor Salvador Cimo, presidente de Ferrovías, ante preguntas del fiscal Fernando Arrigo, sobre como encontró la línea para seguir operando, contestó: “No me acuerdo”.
-¿Y hablaron del accidente de Once, cuando se reunieron? Insistió Arrigo.
-No lo recuerdo.
Jorge Ferro, fue el tercer testigo. Contador de la consultora “Deloitte”. Asesoró a Cirigliano en una organización societaria que tenia TBA, Ecotrans y otras empresas del grupo para participar en un proyecto de transporte en Qatar.
Según el consultor, Los Ciriglianos, buscaban participar de ese proyecto ferroviario y Ferro tuvo que viajar dos veces al Medio Oriente.
La idea era que “Cometrans Qatar”, construyera un sistema ferroviario de 2.177 kilómetros para la región de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. En Qatar firmaron un acuerdo con Aamal Company QSC (Aamal) en enero de 2010
Ante preguntas del Ministerio Público, el contador dijo que lo había hecho entre los años 2009 y 2010, pero no recordaba si Delloit, había facturado por ese asesoramiento.
Con respecto al grupo Plaza, reveló que la consultoría de la re- organización de empresas y la constitución de otra sociedad en España, para segregar algunas empresas de colectivos y trenes y evitar que la corporación esté libre de impuesto, se facturaron un millón ochocientos mil pesos aproximadamente por asesorías.
En octubre del 2012, el juez Claudio Bonadio investigó cómo era el esquema económico por el que se desviaron subsidios para el Sarmiento a empresas extranjeras vinculadas al grupo Cirigliano. El juez consideró que ese dinero se pudo haber utilizado para mejorar las condiciones del servicio.
El martes se cumplió la audiencia N° 100.
El juicio que ya lleva un año y tres meses, tuvo como un único testigo a Raúl Baridó, designado interventor, luego de la tragedia de Once, ex funcionario de la SIGEN (Sindicatura General de la Nación) y actual subsecretario de Transporte Ferroviario.
Raúl Jorge Baridó, según el CV del sitio Web de la Secretaría de Transporte, trabajó en la Corporación de Empresas Nacionales y fue Asesor en la Gerencia de Transporte y Comunicaciones. Entre los años 1977-1978.
Por Resolución 199 dictada por la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y firmada por el Ministro de Planificación, Inversión Pública y Servicios de la Nación, Julio De Vido, se dispuso la intervención administrativa, técnica y operativa de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), con carácter temporal de 15 días o hasta que se defina el proceso judicial en curso.
En sus tres meses de interventor (febrero a mayo de 2012), Baridó expresó al tribunal que el ramal Sarmiento iba a circular con menos trenes. Y que, a pesar de ello, “las condiciones de seguridad estaban garantizadas”.
Ante las preguntas de las querella N° 3 de Familiares de los dres. Leonardo Menghini y la Dra. Lelia Leiva aseguró que la línea tenía un deterioro operativo, pero en su libreto cuidado manifestó que en su gestión tenia como prioridad: “Salvar el sistema ferroviario, extremar las medidas de mantenimiento y de seguridad”.
La Dra. Leiva le preguntó si tuvo tiempo de informar, auditar y fiscalizar esas prioridades, a lo que el testigo contestó que no. Que se tenía que ir a lo urgente.
Por otro lado, contó que hubo gastos en el presupuesto de TBA y que eso gastos se los había manifestado a la empresa quien le decía que no tenia dinero porque sus recursos eran genuinos de la venta de boletos y de los subsidios recibidos por el estado.
Sin embargo, especificó que cuando los exigía, TBA, se los daba.
Un momento de tensión se produjo por un polémico cruce entre la defensora de Marcos Córdoba, Valeria Corbacho, y el presidente del Tribunal Oral Federal N° (TOF2), Jorge Gorini, mientras la abogada interrogaba a Baridó.
Corbacho, pretendía que se le mostrara al Ingeniero unos mails donde se informaba sobre el desguace del Sarmiento y más específicamente sobre del chapa 16.
Según pudo averiguar este medio, los mail enviados de Roque Cirigliano a Luis Alberto Ninoná y Daniel Lodola, ex gerentes del tren sarmiento, informaban sobre la falencia de frenos, falta de compresores y la inactividad de los coches chapa 9 y 16.
Cuando el presidente le impidió a la defensora mostrar esos mails, Corvacho se levantó de su silla y abandonó la sala.
El tribunal deberá resolver esta situación en la próxima audiencia, que no será la semana que viene, porque no hay juicio, sino recién el lunes 8 de Julio a las 8 hs en la sala Amia de Comodoro Py.
SB.

Deja un comentario